Bonadio procesó a 92 intendentes por supuesto fraude con fondos públicos

Locales 07 de febrero de 2019
El intendente Gustavo Cocconi se encuentra entre los 92 intendentes procesados por ser partícipes de una supuesta malversación de fondos públicos que el estado argentino realizó entre 213 y 2015 a través de los Programas Municipales de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (PMGIRSU). Desde el PJ Bonaerense ven esta maniobra judicial como un apriete a los intendentes peronistas porque se aproximan las elecciones y Cambiemos no tiene logros para mostrar.
bonadio-claudio
El juez Claudio Bonadio - Archivo

En la causa que lleva adelante el polémico juez Claudio Bonadío se investiga el destino de 600 millones de pesos, con los que se beneficiaron a más de 190 municipios entre 2013 y 2015.

Por esta causa ya están procesados los ex jefes de gabinete Aníbal Fernández y Jorge Capitanich, y  los ex secretarios de Ambiente Juan José Mussi, Sergio Lorusso y Omar Judis. La mayoría de los 92 intendentes  procesados pertenecen al peronismo.

El  montó que Tapalqué recibió a través del PMGIRSU se habría utilizado para comprar maquinas, contenedores y hacer campañas medioambientales, y habrían sido rendido satisfactoriamente en más de una oportunidad.

El intendente Cocconi ya había sido llamado a declaración indagatoria por esta causa. En esa oportunidad (en junio de 2018) declaró ante este medio estar tranquilo ante el llamado a declaración indagatoria porque consideraba que las cuentas ya fueron rendidas satisfactoriamente;  pero se mostraba  preocupado por el proceder de algunos agentes de la justicia, que de acuerdo a su parecer, ponen el foco en un solo lugar para condicionar ciertas formas de pensar y no benefician de ninguna forma a la transparencia.

En esa misma línea se manifestó hoy el Partido Justicialista Bonaerense a través de un comunicado donde asegura que “Los ‘carpetazos’ y falsas denuncias públicas que carecen de sustento jurídico son un mecanismo que atenta contra la democracia y que está muy lejos de la premisa que prometió el propio Gobierno: consolidar una Justicia libre e independiente”.

“Durán Barba ve que a Cambiemos no le dan los números, tendría que hacer una autocrítica y no apelar al engaño, como ya hizo en 2015 y 2017, para sostener un modelo que es, justamente, insostenible. El rechazo hacia el Gobierno no es por otra cosa que por su propia incapacidad. Con más de 210 mil despidos en 11 meses, la pérdida del salario real más alta desde 2002 y una inflación acumulada del 145%, lo esperable sería que concentren toda su energía en buscar herramientas para paliar y resolver el desastre social y económico al que están condenando a las argentinas y los argentinos”, añade el comunicado.