Asumió el presidente Alberto Fernández

Nacionales 10 de diciembre de 2019
“Vengo a convocar a la unidad de toda la Argentina en pos de la construcción de un Nuevo Contrato de Ciudadanía Social” afirmó en su primer discurso formal como presidente argentino.
WhatsApp Image 2019-12-10 at 12.43.01
Alberto y Cristina en la ceremonia de asunción y jura - 10 de diciembre de 2019

El nuevo presidente de todos los argentinos y argentinas asumió y juró frente a la Asamblea Legislativa. Lo mismo hizo la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

El discurso estuvo centrado en la unión de los argentinos. “Tenemos que suturar demasiadas heridas abiertas en nuestra Patria. Apostar a la fractura y a la grieta significa apostar a que esas heridas sigan sangrando. Actuar de ese modo, sería lo mismo que empujarnos al abismo” afirmó en una parte de su discurso que duró poco más de una hora.

Buena parte de discurso  también estuvo dedica a la tarea de erradicar el hambre en toda la Argentina “La primera reunión oficial de nuestro Gobierno consistirá en un encuentro de trabajo sobre esta prioridad, el Plan Integral Argentina Contra el Hambre.

En sintonía con la idea de unir a los argentinos afirmó “La idea de un Nuevo Contrato de Ciudadanía Social supone unir voluntades y articular al Estado con las fuerzas políticas, los sectores productivos, las confederaciones de trabajadores, los movimientos sociales, que incluyen al feminismo, a la juventud, al ambientalismo. Vamos a sumar en ello, también al entramado científico-tecnológico y a los sectores académicos”.

También dejó en claro cuál es la situación en que recibe el país

La inflación que tenemos actualmente es la más alta de los último 28 años. Desde 1991 la Argentina no tenía una inflación superior al 50 %.

La tasa de desocupación es la más alta desde 2006. El valor del dólar pasó de $ 9 a $ 63 en solo cuatro años. La Argentina no para de achicar su economía. El PBI de 2019 es el más bajo de la última década.

La pobreza actual está en los valores más altos desde 2008. Retrocedimos más de diez años en la lucha por reducir la pobreza. El PBI per cápita es el más bajo desde el año 2009. La deuda externa en relación al PBI está en su peor momento desde el año 2004.

La indigencia actual está en los valores más altos desde 2008. El nivel de producción industrial hoy es equivalente al del año 2006: retrocedimos 13 años.

El empleo industrial registrado tiene el nivel de 2009. La cantidad de empresas es equivalente al nivel registrado en 2007: retrocedimos 12 años. Se cerraron 20 mil empresas en 4 años. De ellas, 4.229 eran empresas industriales.

El PBI industrial cayó un 12,9 %, comparando el primer semestre de 2019 contra el mismo período de 2015.  23 de las 24 ramas de la industria bajaron su nivel de actividad en 2018 respecto de 2015.

En estos 4 años se perdieron en la industria más de 141 mil empleos registrados del sector privado. En términos interanuales, el empleo industrial registrado lleva 42 meses consecutivos de destrucción.

Detrás de estos terroríficos números, hay seres humanos con expectativas diezmadas.

Tenemos que decirlo con todas las letras: la economía y el tejido social hoy están en estado de extrema fragilidad, como producto de esta aventura que propició la fuga de capitales, destruyó la industria y abrumó a las familias argentinas.

Te puede interesar